Las Fortalezas - Tunte - Artenara

Las Fortalezas se sitúan en el barranco de Tirajana.

La mayor de las fortalezas, conocida como "la grande", es un excelente ejemplo de poblado aborigen fortificado y parece ser que en él se refugiaron los últimos canarios en la fase final de la Guerra de Canaria.

El conjunto está organizado por diferentes niveles comunicados entre sí por pasos y caminos, algunos de los cuales muestran claramente restos de lo que fueron inexpugnables muros de piedra de sólida factura.

En la cima, rodeada también por una muralla de piedra que corta los accesos, hay restos de varias viviendas, cuevas de habitación y otras estructuras.

En la "Montaña de Tunte" (o "Montaña de Los Huesos", por la cantidad de enterramientos que los lugareños encontraron en su día en la parte alta del poblado), en el municipio de San Bartolomé de Tirajana, se encuentra el poblado del mismo nombre. Se trata del conjunto de cuevas más espectacular de toda la Isla, y también de todo el Archipiélago canario.

El antiguo poblado de Tunte es una aldea abierta en el interior de la piedra que tiene más de cien habitaciones comunicadas entre sí por pasadizos, andenes y escalones labrados también en la roca.

Entre diferentes elementos de enorme valor arqueológico destacan varias cuevas pintadas, una de ellas en la parte baja del poblado.

El último punto de interés en la zona Sur es la "Necrópolis de Arteara".

El yacimiento está constituido por más de mil estructuras tumulares, fiel reflejo la importancia que debía tener la zona en la época aborigen. Muchas de estas estructuras son túmulos simples, espacios funerarios protegidos por piedras amontonadas que forman pequeños montículos.

Al igual que en la -Necrópolis del Maipés de Agaete, una muralla circunda todo el complejo funerario, delimitando el espacio reservado a las sepulturas.


Imágenes
Foto