Cenobio de Valerón - Cueva Pintada - La Guancha - El Maipés

El Cenobio de Valerón está situado en el barranco del mismo nombre, en el municipio de Guía.

El yacimiento, con más de 350 cuevas, cámaras y silos dispuestos en varios niveles, es uno de los más espectaculares de Gran Canaria.

Las interpretaciones más recientes apuntan que el Cenobio de Valerón servía como enorme granero colectivo destinado al almacenamiento de todo tipo de excedentes alimentarios que pudieran conservarse para épocas de escasez.

En la ciudad de Gáldar, muy cerca de la plaza de Santiago, se encuentra el enclave arqueológico de la Cueva Pintada. Es uno de los conjuntos arqueológicos más importantes de todo el Archipiélago canario, tanto por su tamaño como por conservar los restos del que probablemente fuera con el de Telde el asentamiento aborigen más poblado de la Isla.

En Gáldar residía el "guanarteme", que los cronistas de la isla asimilaron con el "rey" de la zona norte de Gran Canaria.

La Cueva Pintada es uno de los más singulares ejemplos de arte rupestre canario.

El poblado se compone de un conjunto de cuevas artificiales entre las que se encuentra la cámara que da nombre al yacimiento, así como de aproximadamente sesenta casas de piedra.

También en el municipio de Gáldar se encuentran el poblado de "El Agujero" y el complejo funerario de "La Guancha".

En el poblado de El Agujero, restaurado por Sebastián Jiménez Sánchez en la década de los cincuenta del pasado siglo, se puede observar gran número de casas aborígenes, de planta cruciforme y adosadas entre sí de tal manera que forman estrechos callejones y accesos escalonados.

En La Guancha también existen restos de casas, pero destacan las numerosas construcciones funerarias de carácter tumular, una de las más importantes de las Islas.

La mayor de estas construcciones es la que se conoce como "Túmulo de La Guancha". Se trata de una gran edificación de piedra seca y tendencia circular con 42 sepulturas.

En las afueras del pueblo de Agaete, en el cauce del valle y sobre una colada de lava volcánica, se encuentra la "Necrópolis del Maipés".

Con más de un kilómetro cuadrado de superficie, la necrópolis es un amplio espacio funerario formado por unos quinientos túmulos. La mayoría de éstos son de planta circular o elíptica levantados sobre la lava, si bien existen algunos de tendencia cuadrangular que en algún caso termina en un torreón. Toda la necrópolis aparece rodeada por un muro de piedra que delimita el espacio funerario del entorno.


Imágenes
Foto