Nuevos hallazgos en la Cueva Pintada revelan la importancia de seguir investigando en el yacimiento galdense gestionado por el Cabildo

La aparición de una pintadera y de dos pequeños ídolos prehispánicos en el Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada, gestionado en Gáldar por el Cabildo de Gran Canaria, "revela la importancia de seguir investigando en este yacimiento", según el coordinador general de Cultura, Patrimonio Histórico y Museos de la Corporación, Larry Álvarez.

Las piezas han aparecido en el marco de la segunda fase, que arrancaba en agosto, de la excavación arqueológica que se había iniciado el pasado noviembre en dos de las estructuras del mencionado enclave (la 12 y la 53). Esta intervención iniciada en 2013 es la primera impulsada en la última década y puso al descubierto la que podría ser la primera de almacenamiento, con diversos nichos excavados en la toba, de esta zona arqueológica.

Por lo que se refiere al primero de los ídolos, se trata de un fragmento de figura femenina sentada. Sólo se conserva el vientre abultado, con un ombligo muy marcado, así como la parte inferior con el arranque de las piernas. Lo realmente destacable es el sexo, con unas vulvas muy prominentes y en la que también se señala la vagina de forma clara. El segundo ídolo ha aparecido este mismo martes y en próximos días será objeto de un estudio detallado.

La pintadera, también fragmentada, posee un diseño único, pues se trata de una pieza rectangular en la que el campo presenta cascos esféricos excisos, siendo la primera vez que este motivo es documentado en una pintadera. El apéndice es muy robusto y presenta una perforación.

Con un importe de 30.000 euros y bajo la dirección científica de José Ignacio Sáenz, Jorge Onrubia y Carmen Gloria Rodríguez, los actuales trabajos durarán cuatro meses y corren a cargo de la empresa Arqueocanaria.

Como explicó Larry Álvarez durante una visita reciente a la Cueva, "los sorprendentes hallazgos localizados en la primera fase de la excavación en la estructura 53, de mayor complejidad de lo esperado, propiciaron una reflexión sobre este nuevo tipo de acondicionamiento de espacios de almacenamiento en el yacimiento, y un cambio de estrategia que supuso la ampliación de la zona objeto de excavación. En la campaña anterior no se llegó hasta los niveles de fundación de esta estructura, y es ahora, en esta nueva fase, cuando nos proponemos culminar con este trabajo".

Como sucedió en la excavación anterior, mientras duren los trabajos, el público puede seguir y contemplar su evolución en el marco de las visitas guiadas programadas por el Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada.

En ese sentido, la nueva campaña se convierte en un instrumento de primer orden para  enriquecer el itinerario que el público habitualmente por el yacimiento, ya que cualquier persona puede nuevamente contemplar en tiempo real cómo evolucionan los trabajos arqueológicos o cómo se van descubriendo los objetos en cada una de las zonas objeto de la excavación.

Para ello, dentro del programa de difusión denominado ‘Patrimonio Abierto' se volverán a llevar a cabo visitas para el público general, mientras que también desde el museo, en el ámbito docente y de programas públicos, se ha diseñado un itinerario específico titulado "Cueva pintada: de la excavación a la vitrina".

 

Piezas prehispánicas y coloniales. En la campaña de excavación del pasado año se descubrieron diversos materiales y piezas de distinta naturaleza, destacando elementos prehispánicos (cerámicas, fragmentos de pintadera, útiles de piedra y hueso, restos óseos…) y coloniales (monedas portuguesas, cerámicas vidriadas, piezas de hierro y bronce…), aunque la joya de la campaña fue una cerámica completa de origen portugués probablemente fechable en el siglo XVI.

El objeto de esta primera fase, en la que se aplicaron los más modernos sistemas de registro y las más novedosas técnicas de análisis, fue, por un lado, resolver varios problemas histórico-arqueológicos pendientes (cronología y secuencia de uso y abandono de distintas estructuras, determinación de áreas funcionales…) y, por otro, mejorar la comprensión del visitante sobre este recinto.

Aquella primera campaña ya supuso, además, potenciar el yacimiento como un recurso didáctico privilegiado para los visitantes que pudieron acercarse al proceso de construcción del conocimiento arqueológico, como sucede también en esta segunda fase.

Hay que recordar que, con estas nuevas actuaciones, el Plan de Investigación del Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada prosigue con una de sus principales líneas de actuación: las excavaciones arqueológicas, interrumpidas tras el período de construcción y apertura del centro museístico. Desde 1987, se habían desarrollado en Cueva Pintada 14 campañas de excavación, la última, en el año 2002.

Imágenes relacionadas
Foto
Foto
Foto