El Cabildo de Gran Canaria retoma los trabajos para culminar la excavación de la llamada estructura 53 de Cueva Pintada

Este miércoles arranca en el Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada, gestionado en Gáldar por el Cabildo, la nueva y última campaña de excavación prevista en la llamada estructura 53, la misma en la que se ha intervenido en los años 2013 y 2014. La reanudación de las excavaciones ha supuesto retomar la investigación arqueológica de campo después de más de una década en la que la prioridad fue la apertura y consolidación de este espacio arqueológico.

Ejecutados por la empresa Arqueocanaria durante un período estimado de dos meses, estos nuevos trabajos en la estructura 53 costarán 18.000 euros y, como en la primera ocasión, se compatibilizarán con la apertura al público, de forma que los visitantes puedan contemplar y entender mejor la labor de los arqueólogos.

En 2013, aparecieron evidencias que hicieron pensar en que no estábamos ante la típica estructura habitacional de Cueva Pintada, sino ante  una antigua zona de almacenamiento, la primera de este tipo documentada en el yacimiento.

Aunque lo más relevante fue, sin duda, el poder definir con precisión la planta de esta singular construcción, aparecieron entonces abundantes vestigio de interés, entre los que destacaron dos idolillos femeninos, singulares pintaderas o piezas vinculadas al período colonial (herraduras de hierro, una campanita de bronce, platos de loza blanca, cerámicas vidriadas, una moneda, formas azucareras…) así como un damero grabado en una piedra de basalto y un percutor-molturador, también de basalto, con restos de almagre e inscripciones alfabéticas pintadas que podrían corresponder al número 10.000 expresado en números romanos, tal y como era habitual en el siglo XV. También llamó la atención de los investigadores una cerámica completa que, al parecer, tendría origen portugués y cuya antigüedad se remontaría a finales del siglo XV o a principios del XVI. 

A esas piezas más llamativas se unieron multitud de restos de fauna marina y de mamíferos terrestres, útiles líticos de gran calidad (ya tallados, ya pulidos), o fragmentos de cerámicas prehispánicas… piezas que no siempre aparecieron en posición primaria, lo que dejaba entrever el prolongado uso del que habría sido objeto la estructura, que siguió siendo un área funcional dentro del poblado en plena fase de colonización, tras la conquista de la isla por la corona de Castilla.

HOJA DE RUTA. La vuelta a estos trabajos supone el primero de una serie de hitos dentro de la denominada ‘hoja de ruta' de Cueva Pintada para los próximos años.

Entre ellos figura también la realización de varios estudios de micromorfología para un análisis detallado de la evolución en la ocupación del yacimiento o la ejecución de un proyecto de iluminación que ofrecerá una imagen renovada y muy atractiva del yacimiento.

Este ambicioso proyecto de iluminación, que no sólo reportará mejoras desde un punto de vista estético, sino que servirá para hacer más enriquecedora y satisfactoria la experiencia de visitar el centro, y ahorrar energía, haciendo del Museo y Parque Arqueológico un espacio más eficiente y sostenible. Esto se suma a otras actuaciones realizadas ya en esa línea, como la instalación de una planta fotovoltaica de autoconsumo.

Asimismo, se pondrán en marcha análisis de imagen de la Cueva Pintada, trabajos para la integración de toda la información geoespacial y patrimonial disponible para el yacimiento (geomáticos) y una Escuela de Arqueología, anunciaron en rueda de prensa el coordinador general de Cultura, Patrimonio Histórico y Museos del Cabildo, Larry Álvarez, y la directora de este equipamiento, Carmen Gloria Rodríguez.

Además de por su importancia arqueológica, Cueva Pintada es referente en materia de investigación, conservación, difusión y gestión de sus instalaciones, un liderazgo que aspira a mantener gracias a la hoja de ruta presentada este miércoles y que ponen de manifiesto realidades como su presencia en numerosas y prestigiosas publicaciones así como en foros especializados de todo el mundo o el interés de otras instituciones (el Centro Superior de Investigaciones Científicas o las Universidades de Las Palmas, La Laguna, Castilla-La Mancha y Autónoma de Madrid) por firmar convenios con un centro que, entre otros reconocimientos, ha obtenido el Premio Hispania Nostra de manos de S.M. la Reina Doña Sofía.

Para todo ello, el Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada cuenta ya con un Plan de Investigación con tres líneas principales de actuación (arqueología, conservación y públicos) en las que, en los próximos años, tratará de seguir profundizando.

Además de excavar, se profundizará en la colaboración en materia de investigación que se sigue con la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) que, por ejemplo, ha permitido realizar más dataciones de la Cueva o el estudio de morteros y colecciones de su entorno (monedas, cerámicas, industrias líticas, fauna…).

Desde el inicio del proyecto, la conservación de la Cueva Pintada ha sido un eje vertebrador que condiciona buena parte de las actuaciones del centro. En ese sentido, y tras la reciente celebración del II Seminario de investigación Cueva Pintada, dedicado precisamente a la conservación de este valioso enclave, un nutrido grupo de investigadores (tanto del CSIC como de las Universidades de Castilla-La Mancha y Alicante) trabaja ya para iniciar una nueva y decisiva fase del programa de conservación: el escaneado de la cámara decorada (en 3D y con altísima resolución) y del poblado, el análisis de imagen de amplio espectro y térmica y la integración de esos datos en un Sistema de Información de Datos Espaciales que permita no sólo su gestión, sino el acceso a cuantos datos se generen por parte de todas aquellas personas interesadas en este espacio arqueológico.

Y al igual que ha ocurrido hasta ahora, estas acciones de investigación/conservación irán acompañadas de programas educativos y para públicos diversos.

En el ámbito educativo, seguirá apostándose por el exitoso itinerario 'La arqueología en Cueva Pintada: de la excavación a la vitrina' o por el innovador i-Lab Cueva Pintada. El primero ha acercado a los escolares no sólo el método arqueológico, sino el proceso científico que conduce a la construcción del conocimiento histórico. Concebida como un Laboratorio Interactivo de aprendizaje de la Historia, la segunda iniciativa ha supuesto la creación de contenidos específicos para alumnos de Secundaria, con el apoyo de un espacio singular y dispositivos móviles que facilitan el desarrollo de competencias como la digital o el trabajo colaborativo.

Cruce de miradas, itinerarios nocturnos, en familia o en primera persona, artes en movimiento, el Certamen de Teatro Exprés o las exposiciones temporales son algunas de las iniciativas diseñadas para, con nuevos formatos o a través de la cultura digital (www.facebook.com/CuevaPintada), llegar a públicos diversos, una línea de trabajo en la que también se seguirá profundizando en esta nueva etapa.

 

 

 

 

 

Imágenes relacionadas
Foto
Foto