LA CUEVA PINTADA PARTICIPA EN UN PROYECTO INTERNACIONAL DE INVESTIGACIÓN QUE HA DESVELADO INFORMACIÓN SOBRE LA PESCA Y LA GASTRONOMÍA EN LA ANTIGUA ROMA

El Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada de Gáldar acaba de concluir la primera fase de un estudio sobre muestras de huesos de peces hallados en grandes recipientes de cerámica del emblemático yacimiento de Pompeya, que aporta nueva información sobre una parte de la cultura del antiguo mundo romano: su gastronomía. El análisis de estos restos arqueológicos revela que la anchoa era la especie marina que se empleaba como base para la creación de dos modalidades concretas del célebre garum, salsa muy valorada para realzar el sabor de las comidas.

En estudios preliminares, realizados en la Universidad de Georgia, se estimó que estos depósitos podrían contener una salsa conocida como allec, de categoría inferior al valorado garum. Sin embargo, el análisis de estas muestras, realizado entre Pompeya y Gran Canaria, sí permite afirmar que se trataba de una variedad de garum en el que la anchoa era la especie con la que se elaboraba este preparado, sobre el que ahora se sabe además que se consumía en grandes cantidades, era de bajo coste y presentaba una textura similar a la del puré. Pequeñas anchoas, de entre 6 y 12 centímetros, se vertían enteras en los grandes depósitos, en donde se maceraban en salmuera.

Las muestras arqueológicas analizadas se hallaron en La Casa del Garum, situada en el entorno urbano de la ciudad italiana que quedó sepultada bajo el Vesubio en el año 79 d. C. Allí se conservan enormes cantidades de restos arqueológicos de este producto alimenticio, halladas en el interior de grandes depósitos cerrados –dolios y ánforas- que se empleaban para su conservación y comercialización.

El centro museístico de Gáldar ha participado en este proyecto internacional de investigación, denominado ‘Pesca y garum en Pompeya y Herculano. La explotación de recursos del mar en el ámbito vesubiano’, dirigido por las universidades de Cádiz y Venecia, y en la que colabora la Superintendencia Arqueológica de Pompeya. Estos restos analizados fueron recuperados en las intervenciones arqueológicas llevadas a cabo por los profesores Darío Bernal, de la Universidad de Cádiz, y Anna Zaccaria y Daniela Cottica, de la Universidad Ca’Foscari, de Venecia.

La determinación de las especies se culminó en el Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada siguiendo el método de la anatomía comparada entre restos arqueológicos y los huesos actuales, que forman parte de la colección de referencia del museo y parque arqueológico.

Estos estudios han sido desarrollados en Gran Canaria por la conservadora del Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada, Carmen Gloria Rodríguez, junto al también arqueólogo, Ricard Marlasca, dos de los pocos especialistas de España en arqueoictiología, disciplina que estudia los restos de peces hallados en yacimientos arqueológicos. Los resultados de este estudio están a punto de publicarse bajo el título ‘Las ictiofaunas arqueológicas de la Botega del Garum en Pompeya’, en el marco de una monografía coordinada por los directores del proyecto.

El análisis de otras muestras halladas en el interior de ánforas localizadas en Villa Regina, en el ámbito cercano a Pompeya, ha podido determinar otra salsa, cuya composición no se conocía hasta ahora, preparada básicamente con dos variedades de la familia Centracanthidae, conocidas en el ámbito mediterráneo de la Península ibérica, como la chucla y el picarel.

SERVICIOS DE INVESTIGACIÓN
El Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada presta servicios de investigación en arqueoictiología a otras instituciones públicas. Al ser uno de los centros de referencia en España en esta materia, en el museo no sólo se llevan a cabo líneas de investigación sobre la amplia cantidad de restos arqueológicos de peces que se conserva tras las campañas de excavación que comenzaron en 1987 en el yacimiento de Gáldar, sino que también participa en proyectos de investigación que se llevan a cabo sobre otros yacimientos de la Isla, de Canarias o de ámbito nacional e internacional, como es el caso de Pompeya.

El desarrollo de este campo de investigación aporta a la historia una valiosa información sobre alimentación y hábitos de vida de poblaciones prehispánicas de toda Canarias y de otras culturas como la que habitó Pompeya hasta que quedó cubierta por la lava y las cenizas del Vesubio.

La primera fase de este estudio sobre los restos de Pompeya y Herculano continuará adelante a lo largo de 2011. El Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada y la Universidad de Cádiz han firmado en febrero un convenio de colaboración que permitirá consolidar un equipo de investigación encargado de analizar nuevas muestras, e incorporar otros yacimientos en los que trabaja la universidad gaditana, como el enclave pesquero romano de Metrouna, en Tetuán, Marruecos.

CENTRO DE REFERENCIA EN ESPAÑA EN EL ESTUDIO DE RESTOS DE PECES
El Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada es el único de Canarias, y uno de los pocos de toda España, en el que se lleva a cabo estudios de ictiofaunas arqueológicas. El centro posee y conserva miles de restos de peces que fueron hallados en el yacimiento de Gáldar, datado entre los siglos VII y XVI.

Las intervenciones arqueológicas de las que ha sido objeto este enclave prehispánico desde el año 1989 supusieron la implementación de métodos de recuperación de microrrestos, que posibilitaron su identificación.

Por otro lado, la preparación de una importante colección de referencia ha convertido al centro museístico, dependiente de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico y Cultural del Cabildo grancanario, en uno de los más destacados en nuestro país en el campo de la arqueoictiología, el estudio de restos de peces hallados en yacimientos arqueológicos.

El centro presta además servicio a proyectos de investigación de ámbito internacional, como el que se desarrolla sobre restos de peces hallados en Pompeya, y centra su actividad en el valioso material hallado en el propio yacimiento de Cueva Pintada y en otros del resto de las Islas.

¿UNA PESCA VITAL EN VERANO?
Los estudios realizados hasta el momento confirman que la población prehispánica que vivía en el litoral de Gran Canaria se dedicaba a la pesca y consumía especies como sardina, sargo, vieja, morena, longorón, salema, abadejo, entre otras. Muchas de ellas serían conservadas mediante el secado al sol, en forma de lo que hoy conocemos como jareas y pejines. En cualquier caso, estos restos siguen siendo objeto de estudio.

Una de las hipótesis, en relación con el ritmo estacional de la economía prehispánica, apunta la posibilidad de que la pesca constituyera una actividad preferente de las poblaciones costeras en la época estival, debido a la escasez de otros recursos en estos momentos del año. Los recursos marinos (tanto el pescado, como los productos derivados del marisqueo) podrían ser, por tanto, uno de los pilares fundamentales de su dieta en los meses estivales.

COLECCIÓN DE REFERENCIA
Aparte de la colección de restos arqueológicos, el Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada posee una de las mejores colecciones de referencia de esqueletos de ictiofauna de toda España, compuesta por más de dos centenares de especies que viven en el litoral de Canarias, pero también en el Atlántico norte y el Mediterráneo.

Este referencial de huesos de peces es un material clave en los análisis arqueoictiológicos. Todas las estructuras óseas actuales sirven de referencia para la identificación de las especies que consumía no sólo la población prehispánica, sino también la de cualquier contexto prehistórico ya que las características morfológicas de las ictiofaunas permanecen estables desde el pleistoceno. De hecho, el análisis de muestras procedentes de yacimientos, por ejemplo, del Paleolítico medio, con una antigüedad de más 60.000 años, también pueden ser llevados a cabo con las colecciones de referencia actuales.

UN EQUIPO JOVEN DE INVESTIGACIÓN
En los últimos meses, el Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada está llevando a cabo el análisis de los restos ícticos hallados en distintos yacimientos arqueológicos de la isla de La Gomera, dentro del proyecto Anesmat (Analísticas y Estudio de materiales arqueológicos de La Gomera), cuyo investigador principal es Juan Francisco Navarro, de la Universidad de La Laguna.

En este estudio, dirigido por la investigadora y conservadora del centro, Carmen Gloria Rodríguez, colabora  un licenciado y estudiantes de la Facultad de Ciencias del Mar y de Veterinaria de la ULPGC, Marcos García, Saray González, Natalia Quesada y Guacimaro Soler, en el marco del convenio para la realización de prácticas firmado por el Cabildo de Gran Canaria y la  Fundación Universitaria de Las Palmas.

Este grupo de jóvenes investigadores e investigadoras realiza, en concreto, la determinación anatómica y específica de las muestras arqueológicas procedentes de las intervenciones arqueológicas realizadas en La Gomera en los últimos años. También contribuyen a incrementar la colección de referencia del museo y parque arqueológico, mediante la preparación de esqueletos de distintas especies de las costas canarias, adquiridas en los mercados locales.

www.cuevapintada.org

Imágenes relacionadas
Foto