LA CUEVA PINTADA ABRE UNA TIENDA DE PRODUCTOS ARTESANALES VINCULADOS A LA CULTURA PREHISPÁNICA

El Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada acaba de abrir al público una tienda que ofrece al visitante una amplia gama de productos artesanales elaborados en la comarca noroeste de Gran Canaria y vinculados directamente a la cultura aborigen de la Isla. La propuesta, denominada ‘El rincón de Arminda’, persigue satisfacer a todas las personas que desean adquirir objetos que recuerden la experiencia y sensaciones de su recorrido por el complejo arqueológico.

El nuevo punto de venta pretende divulgar la historia de la Isla a través de distintos rincones temáticos, dispuestos en la entrada del recinto museístico, en los que se pueden encontrar objetos variados que van desde complementos como bolsos, pañuelos o bisutería, hasta los quesos, vinos o las hierbas medicinales de uso tradicional en Canarias. Ofrece además otros objetos únicos, como láminas de pintura o piezas de cerámica, que reproducen de manera exacta ídolos o pintaderas halladas a lo largo de las distintas campañas de excavación que se han llevado a cabo en el emblemático recinto arqueológico.

EMPRENDEDORAS
Dos mujeres emprendedoras del municipio de Gáldar, Pilar Argüello y Quesiah López, profesionales del ámbito socio-cultural y comercial, son las responsables de esta tienda. Ambas jóvenes, de 35 y 26 años de edad, respectivamente, ganaron con su proyecto el concurso público convocado por el Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada para la explotación del comercio mediante una concesión administrativa, por un periodo de dos años, a cambio del abono de un canon anual al Cabildo de Gran Canaria, institución de la que depende el emblemático centro museístico. 

Entre los productos alimentarios selectos que han puesto a la venta destacan, por ejemplo, los valiosos quesos de la comarca norte de la Isla, -elaborados de forma artesanal por pequeños negocios locales en los que aún se practica el pastoreo tradicional- o los dulces que salen de un horno tradicional, creados con higos y gofio, elementos de la dieta de la población aborigen. El rincón de alimentos ofrece además una amplia representación de hierbas medicinales de Canarias y distintas variedades de té, tanto para su venta a granel como para su consumo en la tienda, además de vinos de cultivo ecológico, también cosechados en la comarca. 

Otro de los espacios de la tienda está dedicado a la venta de publicaciones, -científicas y de divulgación-, dirigidas a públicos de distintas edades y editadas en tres idiomas. Son libros sobre estudios realizados sobre la Cueva Pintada y sobre la historia y la arqueología canaria en general. 

En sintonía con las costumbres aborígenes sobre reciclado de utensilios, la tienda ofrece también el denominado rincón de ‘usar y volver a usar’ en el que propone anillos o pulseras, muy originales, creadas a partir de objetos domésticos de cocina como tenedores o cucharas. En bisutería, se ponen a la venta objetos singulares y de corte contemporáneo con motivos característicos de la cultura prehispánica, además de otros objetos de regalo, -lápices, blocs, postales o llaveros-,  clásicos en este tipo de instalaciones.

Además de la comercialización de productos artesanales, el proyecto de la tienda contempla, a corto plazo, la puesta en marcha de talleres y aulas didácticas que se organizarán con el objetivo de dar a conocer aspectos determinados de la historia y la arqueología. Así, por ejemplo, está prevista la celebración de talleres para divulgar las virtudes de las plantas medicinales autóctonas o de elaboración de las galletas con gofio e higos, entre otros.

REFERENTE DE LA CULTURA CANARIA
El Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada es uno de los centros de referencia para el conocimiento de la cultura prehispánica de Gran Canaria. La actividad de este centro se centra en garantizar la conservación, la investigación y la difusión de uno de los yacimientos más singulares del Archipiélago canario, en el que se puede admirar el excepcional ejemplo de la pintura mural, expresión artística y simbólica de la población aborigen.

Aunque el descubrimiento de esta cueva artificial decorada se remonta a 1862, las excavaciones arqueológicas llevadas a cabo desde 1987 son las que han sacado a la luz un poblado de más de 50 casas y cuevas artificiales que formaban parte del antiguo Agáldar prehispánico.  Las investigaciones apuntan a que el complejo troglodita adquirió su aspecto actual con posterioridad al siglo XII, momento en el que debió realizarse el panel decorado de la cámara policromada. Pese a que decorar las paredes de las viviendas, de las cámaras funerarias o de los centros ceremoniales fuera algo habitual en la cultura aborigen, los frisos policromos de la Cueva Pintada son, sin duda, el mejor y más complejo ejemplo de la pintura mural indígena de Gran Canaria.

El Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada recibió en el año 2010 un total de 44.843 visitas, un 4% más que el año anterior. El repunte general del sector turístico y los acuerdos alcanzados entre los responsables de este centro y varios turoperadores europeos, para la inclusión de la visita al museo arqueológico en las rutas organizadas por la Isla, son los factores que han contribuido al incremento de visitantes. 

Imágenes relacionadas
Foto