EL MUSEO Y PARQUE ARQUEOLÓGICO CUEVA PINTADA INCREMENTA SU PROGRAMA DIDÁCTICO CON NUEVAS PROPUESTAS DESTINADAS A LAS PERSONAS CON NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES

El Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada ha puesto en práctica una nueva propuesta didáctica especialmente diseñada para personas con necesidades educativas especiales, lo que permite al centro museístico ofrecer servicios a la práctica totalidad de la comunidad escolar y a colectivos que demandan este tipo de acciones. Esta iniciativa busca la integración social de estas personas mediante técnicas de integración que suponen la supresión de las barreras de comunicación y la potenciación de las habilidades sociales e inter-relacionales. La propuesta educativa se materializa en una visita-taller al MPACP bajo el nombre de “Tras la pista de un pasado en blanco y rojo”, donde se plantea como objetivo principal que este público adquiera conocimientos vinculados al yacimiento de la Cueva Pintada. Los ejes temáticos que articulan esta acción son, por un lado, la decoración geométrica y polícroma de la cámara decorada, y, por otro, conceptos sobre la sociedad prehispánica grancanaria que habitó el poblado antes de la conquista castellana.

La dinámica de esta propuesta busca estimular las capacidades sensoriales de manera lúdica y manipulativa. Las personas que participan son las auténticas protagonistas en la búsqueda de “pistas” por el Parque Arqueológico Cueva Pintada, que les llevarán a encontrar las distintas piezas que conforman el friso de la Cueva Pintada. A lo largo de esta búsqueda se van insertando los contenidos anteriormente mencionados.

Desde que se realizaron los primeros apuntes del proyecto museológico que debía conducir a la apertura del Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada, la atención a la diversidad y la apuesta por la integración de las personas con algún tipo de discapacidad constituían dos de los retos ineludibles en su formulación. Después de más de tres años de andadura, las acciones en este sentido se han ido incrementando, incorporando nuevas propuestas en las que se busca que este espacio arqueológico sea un lugar accesible para todas las personas que presentan necesidades educativas especiales.

El pasado año, ya se iniciaron las acciones con la Asociación de personas con Síndrome de Down y el Centro Ocupacional de Gáldar, con unos talleres de cerámica y pintura adaptado a sus necesidades. El pasado 9 de marzo de 2010 se inauguró esta nueva actividad, llevada a la práctica con personas con discapacidad intelectual del Centro Ocupacional APROSU (Las Palmas de Gran Canaria), además de cuatro cuidadoras. Cada uno de los profesionales de Cueva Pintada trabaja con grupos de sólo seis personas, adaptando los contenidos a su nivel cognitivo y amoldando el ritmo de la visita a sus capacidades.

La actividad se desarrolla en un ambiente lúdico, procurando que estas personas, a través de un juego de investigación, conviertan la Cueva Pintada en un escenario cercano. La sorpresa, el asombro y la admiración se convierten también en elementos singulares de estas visitas.

Imágenes relacionadas
Foto